Menú

SER VEGETARIANO, ¿FÁCIL O DIFICIL?

SER VEGETARIANO, ¿FÁCIL O DIFICIL?

Por: Vanesa Gordillo / @Vintage__Soul

Es complicado hablar de vegetarianismo o veganismo sin generar conmoción o polémica social. Aquellos que lo defendemos y practicamos, tendemos a promulgar todas sus ventajas y la gran lista de argumentos a favor de las múltiples razones por las que cada día centenares de personas elegimos este estilo de vida: salud, activismo, amor por los animales, religión, entre otras. Y aquellos en contra, tratan de eliminar ciertos mitos que según estas personas hemos creado los miembros de esta comunidad que se expande a nivel mundial, y que en Bogotá ya llega a casi el 3% de la población.

Algunas de las evidencias más tempranas sobre el vegetarianismo datan del S. VI a.C. en India y Grecia, y era promovida por filósofos y devotos. Pero fue en 1847 cuando se incrementó aún más esta práctica, en el principio solo alimenticia. Cuando en Reino Unido se fundó la primera sociedad de vegetarianos, en 1908 la Unión vegetariana internacional en Alemania, y su mayor auge con la gran revolución hippie a mediados del siglo pasado en Estados Unidos.

A continuación les contaré mi experiencia sobre el vegetarianismo en nuestra ciudad

Primero dejemos claro que ser vegetariano o vegano no es sólo alimentarse de pasto y agua, como dice ese chiste que muchos consumidores de carne nos dicen a menudo, y tampoco es dejar de disfrutar de los suculentos platillos que ofrece la gastronomía en general. Ya eso es cuento viejo y una mentira, teniendo en cuenta los manjares que disfrutamos a diario y que son para chuparse los dedos.

Esta forma de vida debe ser tomada con seriedad y en mi opinión se debe tener muy claro por qué tomar esta importante decisión, en mi caso fue cuando tenía 14 años: una elección activista y desde mi gran amor por la vida y protección de los animales, impulsada después de ver el premiado documental Earthlings, que por cierto les recomiendo (un poco pesado para una niña de esa edad debo advertir), este filme trata todo el proceso de utilización y abuso de los humanos a los animales, a través de cámaras ocultas en las más grandes industrias a nivel mundial, que se enriquecen cada año a cuesta del maltrato que le dan a estas maravillosas criaturas.

Link: https://www.youtube.com/watch?v=b4SOnH7ISic

Al principio mi preocupación era: ¿Qué voy a comer? Sabiendo que el desayuno rolo son huevos pericos, chocolate y pan, o un jugoso tamal; los almuerzos siempre llevan carne o algún embutido y las cenas sin una empanadita por ejemplo, no están completas. Fue allí cuando empecé a indagar y buscar cuáles serían mis opciones. Además de frutas, vegetales y granos encontré variedades como la quínoa, linaza, avena, soja que reemplazan las proteínas y equilibran la balanza corporal, espinacas, zucchinis, pastas a base de cebolla; ajo, y un sinfín de alimentos ricos en proteínas y deliciosos al toque con nuestro paladar.

Día a día los vegetarianos y activistas luchamos y tratamos de defender a los animales con nuestro granito de arena, en una ciudad que consume el 45% de las 700.000 toneladas de carne que se consumen a nivel nacional, y en un país donde hay corridas de toros, shows de circo, venta de mascotas, y las “populares” peleas de gallos. Sin contar los chistes de mal gusto o las malas miradas al manifestar nuestra posición.

Es triste que algunas de las personas que siguen este tipo de espectáculos o de prácticas crean que tienen algún nivel de superioridad sobre los animales, cuando los humanos también pertenecemos a este grupo y ellos no nos han hecho ni harán ningún mal si no los amenazamos o herimos claro está. Todos somos una misma especie.

Además, en otro lado de la situación, disminuir el consumo de carne es bastante beneficioso para nuestra salud, muchos estudios han demostrado que las enfermedades cardiacas y digestivas son 35% menores en personas que no consumen carnes rojas o blancas, que en personas que sí lo hacen, y los niveles de hierro y algunos ácidos corporales son normales. Y adicionalmente es más sostenible: se necesitan más de 14000 litros de agua para conseguir un kg de carne y solo 230 para 1 kg de manzanas.

Siendo realistas el mundo nunca dejará de consumir carne y con todo esto no quiero decir que sea malo comer carne ni que todo el mundo debería ser vegetariano, pero sí, es mi objetivo que vean que cambiar la forma de comer no es el único paso que deberíamos dar para unirnos a esta comunidad. Con sólo dejar de usar cuero o lana ya se hace un gran aporte, y se disminuye al menos un poco el daño a la fauna y al ambiente en general. ¡Es fácil!

Así, les comparto mi experiencia, que ha sido maravillosa, y esperando sembrar un poco más de conciencia les dejo esta frase: “Respeto más a los animales que a las personas, nosotros somos los que estamos arruinando el mundo no ellos”. Anónimo.

En la actualidad en Bogotá existen más de 100 restaurantes vegetarianos/veganos, de los ya conocidos WOK, Freshii y Crepes & Waffles que cuentan con opciones libres de proteínas animales. Además contamos con nuestro propio proyecto de acuerdo: no. 137 de 2014 que en El Palique los invitamos a conocer.

 

Otros restaurantes vegetarianos recomendados:

BOULEVARD SESAMO: Avenida Jiménez 4 – 64 Eje Ambiental

AGRAZ: Carrera 16, 93A-95.

AJONJOLÍ: Calle 59 # 10 – 59.

LOTO AZUL: Cra.5 bis #12c-02, La Candelaria

CABALLETE Y BERENJENA: Cra 7A#121-09 Barrio Santa Bárbara

PAPRIKA: Calle 72 #10-03

ONE PIZZERIA: Cra 11 con 98, Esquina.

Por supuesto que si eres un entusiasta de la cocina y quieres preparar tus propios platos también hay mercados con opciones para que puedas llevar los ingredientes a tu casa y cocinar platillos 100% veggie:

OKI MARKET: Carrera 12b #140 – 21

Sabyi: AV CR 24 No. 86A-40

Suna: Calle 72# 5-09

Orgánicos Balu: Calle 121 # 7A-33

BioPlaza: Cll.79B #7-90

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Twitter @El Palique

Instagram El Palique