Menú

El profesor que le quitó niños a la guerra en Caldono

El profesor que le quitó niños a la guerra en Caldono

Por: Daniela Ospina Dávila / @danielaospina_

 

“Antes se me iban entre 6 y 10 muchachos por año, en el 2015 sólo se fueron 2 y el año pasado no se fue ninguno”, William Cayapú, profesor caldoneño.

Caldono, en el departamento de Cauca es uno de los territorios más afectados por la violencia en Colombia, teniendo desde hace varias décadas una fuerte influencia guerrillera por el grupo beligerante de las Farc.

De acuerdo a la Presidencia de la República, en esta población se han presentado 67 tomas guerrilleras y tres atentados con carros bomba, llegando a ser el segundo territorio con más ataques insurgentes en el país.

A una hora del casco urbano, en área rural, donde no hay servicio de celular y el servicio de Internet es restringido, vive William Cayapú Delgado, en el resguardo indígena de Pioyá, donde es docente desde hace varios años, poniendo sus conocimientos a disposición de los niños y jóvenes de la comunidad.

Mientras el docente realizaba su labor con convicción a pesar de lo adverso, tuvo que ser testigo de cómo los jóvenes abandonaban el colegio y se unían a las filas de la guerrilla.

Falta de interés en la escuela y pocas oportunidades eran algunas de las razones que generaban una deserción que podía llegar hasta a 10 niños por año en una comunidad pequeña. A pesar de los esfuerzos, muchos de los jóvenes preferían cargar un fusil que lápices y cuadernos.

En vista de esta situación, William decidió pensar alguna práctica pedagógica para que sus estudiantes se quedaran en las aulas y vieran otras realidades. Así empezó a desarrollar un proyecto audiovisual con los muchachos.

A pesar de no ser experto en el manejo de cámaras o edición de videos, utilizó las herramientas que estaban a su alcance y por medio de la tecnología enseñó que hay muchas otras posibilidades más allá del conflicto bélico, lo cual hasta ese momento era la única realidad conocida en la comunidad.

Esa interacción generó confianza y permitió romper esa barrera profesor – estudiante, de forma que estos empezaron a contar sus miedos, sus problemas en casa y lo más importante, ¿por qué tomarían la decisión de irse? A partir de ese lazo creado a punta de largas jornadas de trabajo en equipo y fortaleciendo su grupo audiovisual, a pesar de la resistencia de los mayores de la comunidad indígena, logró que sus estudiantes no se fueran.

“La gente escucha Caldono y piensa en guerra, piensa en Farc, pero realmente es un municipio que tiene mucho que contar. Ahora los muchachos saben que pueden mostrarle al mundo su gente, su territorio y sus costumbres”, aseguró el profesor.

Gran parte de esta iniciativa está siendo grabada en Nasayuwe, lengua nativa del resguardo, ya que otra de las apuestas del docente es rescatar la cultura de la comunidad aislada tanto tiempo a raíz del conflicto.

Finalmente, el profesor William explica que su razón de ser es que sus estudiantes sean personas de bien y que todos puedan vivir en armonía, con ese único objetivo realiza todos los esfuerzos que sean necesarios para lograrlo.

Entrevista: Daniela Ospina Dávila

Fotografías docente: Alejandro Hernández

Fotografía complementaria tomada de: El País

LO EXPRESADO POR EL COLUMNISTA NO REPRESENTA LA OPINIÓN DE

EL PALIQUE REVISTA DIGITAL

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Twitter @El Palique

Instagram El Palique