Menú

POKÉMON GO, EL JUEGO QUE LOS ATRAPÓ A TODOS

POKÉMON GO, EL JUEGO QUE LOS ATRAPÓ A TODOS

Por: Cristian Murillo.

 

Es innegable el avasallador impacto que ha tenido Pokémon Go en la población mundial y no es para menos, se trata del primer juego de realidad aumentada disponible para todo tipo de público. Para muchos que crecimos viendo la serie y jugamos los primeros videojuegos en consolas portátiles resulta increíble que hoy la tecnología combine nuestras criaturas favoritas con nuestra realidad geográfica, para hacernos sentir en un auténtico mundo Pokémon, un juego que nos permite buscar, atrapar, entrenar y evolucionar a dichas criaturas, que anteriormente sólo podíamos ver a través del televisor, el videojuego o las cartas y álbumes; y que ahora los podemos encontrar en nuestro cuarto, en el parque del barrio o en el centro de la ciudad.

El gran recibimiento que ha tenido el juego, a un mes de ser lanzado, ha arrojado cifras históricas que sitúan a Pokemon Go como uno de los juegos más exitosos en la historia. Por lo menos, si a nivel de aplicaciones móviles se refiere, y a pesar que ha tenido serios inconvenientes con los servidores, representa ganancias monumentales tanto para Nintendo como para Niantic (Desarrolladora del juego) con aproximadamente 10.000 euros por minuto.

A cuatro días de cumplir el mes de estar disponible al público (sin contar Latinoamérica), Pokemon Go superaba las 100 millones de descargas en las plataformas de Android y iOS, el juego genera  4 veces más producción que otras aplicaciones como Clash of Clans y Slither Io e incluso 10 veces más que Candy Crush; sin contar que es el juego con más usuarios activos en la historia, nuevamente superando a Candy Crush. Ahora; si hablamos del juego a escalas más grandes, su impacto no es menor: Pokemon Go rebasa la barrera de los 30 minutos que los usuarios dedican a la aplicación al día, superando a Facebook, Snapchat e Instagram; de igual modo, el juego representó un mayor número de descargas que  grandes redes sociales como Twitter y por 10 días Google reportó  que “Pokemon Go” superaba en búsquedas a la pornografía.

Dejando de lado el impacto del juego a nivel tecnológico y económico, a nivel social Pokemon Go ha creado también gran conmoción, como lo es la prohibición del uso de la aplicación en recintos  como el Museo del Holocausto en Washington, La Zona Cero en New York y el campo de concentración nazi Auschwitz-Birkenau en Polonia; la aplicación ha sido vetada en países como Arabia Saudí e incluso China, este último resulta paradójico por ser el país con mayor cantidad de usuarios de Smartphone, e incluso personalidades como Rihanna han pedido no usar la aplicación en sus conciertos.

Las asombrosas cifras reflejan a nivel macro lo que sucede en nuestro entorno actualmente, la aglomeración de grandes cantidades de jugadores en parques y sitios representativos, la implementación de “pokeparadas” que han motivado la movilización de jugadores a espacios comerciales y conmemorativos y finalmente la confluencia de grandes y chicos en un fenómeno mundial, sin precedentes, que pone a los famosos “monstruos de bolsillo” en las primeras planas de las noticias, las redes y los dispositivos móviles de la mayoría de personas actualmente.

El veloz éxito que ha representado Pokemon Go a nivel mundial, el sinnúmero de records e hitos que ha marcado en la historia de la tecnología móvil y el fenómeno en el que tiene inmersa a la población, marcan el inicio de nuevas tecnologías en la industria de los videojuegos; sin embargo, el recibimiento de Pokemon Go en el público comprende una amplia gama de reacciones que van desde una gran favorabilidad y aprobación hasta un marcado rechazo tanto a sus jugadores y el fanatismo del que es causa, como al juego propiamente hablando; lo cierto es que Pokemon Go está inmerso en una dinámica actual que suelo dominar “Efecto Snapchat” y es básicamente que la mayoría de contenidos, que podemos rastrear desde el cine y la música hasta la literatura y el arte, están mediados por la inmediatez, la fugacidad y la regularidad en que los productos siguen una cadena vital que suelo denominar como: “nacen, crecen desmedidamente, se vuelven virales y mueren”, todo esto en cuestión, muchas veces, de semanas o máximo meses. En este orden de ideas, es una dinámica de la que no es ajeno el juego,  que seguramente será el más exitoso para la empresa Nintendo, pero que aun en su auge está destinado a padecer la movilización en extremo acelerada de la actualidad y el afán constante por contenidos nuevos; Pokemon Go no desaparecerá ni perderá adeptos, mas el fenómeno y el impacto que es hoy será algo de lo que ya no se hable mañana.

Sin embargo, la naturaleza de la distribución y recepción de contenidos actualmente, no limita a Pokemon Go a la muy posible fugacidad de su impacto en el mundo, sino establece su éxito en virtud a la innovación y el desarrollo, sin precedentes, que ha representado principalmente en la tecnología del videojuego como también una forma novedosa de reinventarse y es el juego en torno al usuario, el juego propone jugadores que escapen del sedentarismo característico de las aplicaciones móviles y funcionen en consonancia con el entorno;  plantean un nuevo tipo de jugador que apele a su realidad social para jugar en ella, y creen a su vez lazos con otros jugadores. Finalmente el éxito de Pokemon nos permite por primera vez hacer parte de algo, que aunque contradictorio, denomino realidad ficticia, que hace del juego una experiencia interesante, divertida, con una jugabilidad alta,  tanto para aficionados como para inexpertos en el tema resulta entretenido.  Como fan de la franquicia y jugador de Pokemon Go lo recomiendo demasiado y auguro para Nintendo mayores éxitos en su búsqueda constante de reinventar la mina de oro que representa la idea de Pokemon.

Facebook

Twitter @El Palique

Instagram El Palique