Menú

EL PAÍS OLVIDADO POR LOS DIOSES

EL PAÍS OLVIDADO POR LOS DIOSES

Por: Justine Ebrat  /  @Justineebrat      

Los haitianos fueron pioneros de las ideas de revolución y soporte de las independencias en Latinoamérica, pero su imaginario de nación negra estaba lejos de la visión del mundo de principios del siglo XX.

Los países latinoamericanos desde sus inicios  han tenido serios problemas en  su desarrollo, pero Haití, símbolo de lucha por la libertad en Latinoamérica, es definitivamente el país más pobre del Hemisferio Occidental y víctima  al mismo tiempo de esa  emancipación prematura que les significó el aislamiento internacional; debido a que en el año de su independencia, el proyecto africano no era concebido en el ámbito mundial y hasta temor causaba.

Una nación con una historia de sufrimiento interminable, que hasta la naturaleza se ha ensañado con su dolor y ni los dioses a los que el 40% de la población les claman escuchan sus lamentos. Cuando el 1 de enero de 1804 declararon su autonomía fueron excluidos y se les consideró esclavos sublevados que no eran dueños de sus destinos, sumado a esto fueron obligados a pagar una indemnización gigantesca a Francia por los daños, olvidando que los sacaron de sus tierras sometiéndolos a trabajos forzados que les permitieron enriquecerse. La justicia de occidente se hizo sentir y acabó con la posibilidad de desarrollo económico del país naciente.

Sin condiciones para sacar adelante el proyecto de nación, marginados y bloqueados por la comunidad internacional, mas el racismo; se vieron sumidos en la pobreza que provocó un cambio de hegemonía esta vez sometidos por EE.UU. que por 20 años importó la segregación racial, al punto de negar la entrada a el club de oficiales estadounidenses a el presidente haitiano y si éste, se oponía a alguna medida del gobierno de los Estados Unidos le retenían el sueldo.

haiti-2

Imagen tomada de: www.eltiempo.com

Estos nuevos huéspedes sólo dejaron la deuda del caucho y la destrucción de su ecosistema, cediendo espacio a las dictaduras que dejaron miles de muertos como la matanza de 30 mil inmigrantes haitianos, ordenada por el dictador Dominicano Rafael Leónidas Trujillo o las propias de “Papa Doc” Duvalier y “Baby Doc” Duvalier que sólo produjeron miles de muertes, crímenes de lesa humanidad y crueles torturas, haciendo huir a los profesionales,  fuga de mentes que dejó sin oportunidad de desarrollo al país.

No  siendo todo esto suficiente, con frecuencia el país es azotado por tormentas tropicales y ciclones. El 12 de enero de 2010 sufrió un terremoto de 7.0 grados de magnitud en la escala de Richter que dejó más 300.000 muertos, 350.000 heridos y más de 1,5 millones de personas sin hogar; no  se  había terminado de recuperar cuando el huracán Matthew los golpeó a principios de  Octubre del 2016 dejando  a su paso 573 muertos, 175.500 desplazados  y 75 desaparecidos.

Por supuesto la  comunidad internacional lamentó el suceso e inmediatamente  envió toneladas de ayudas, pero no han generado programas de ayudas sostenibles que permitan a los haitianos  recuperar su dignidad y recordar que sus dioses no los han olvidado.

Imágenes tomadas de: www.eltiempo.com

Lo expresado por el columnista no representa la opinión de EL PALIQUE REVISTA DIGITAL

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Twitter @El Palique

Instagram El Palique

[instalink width="100%" height="350px" image_size="small" bg_color="#285989"]