Menú

MENTE LITERARIA

MENTE LITERARIA

Foto tomada de: miledjalisco.com.mx

Por: Alejandro Hernández / @Alejo95_a

Alguna vez escuché que en todos los colombianos hay un alma de poeta frustrado. Tal vez en su discurso, en la forma romántica o trágica de ver el mundo, en la manera de contar las cosas o de expresar sentimientos. Todos tenemos algo que decir, pero lo que ustedes no saben es que también tenemos algo que leer.

La lectura en Colombia está subestimada, los números están por el piso. En promedio un colombiano lee 1,6 libros al año, una cifra lamentable en comparación a la media mundial. Mi pregunta es: ¿No tenemos tiempo para leer o es algo netamente cultural?

Leer es cuestión de momento. La tristeza puede ser compartida con Poe, si quiere un ejemplo tómese 20 minutos y lea El Cuervo (http://ciudadseva.com/texto/el-cuervo/). El amor encontrado en la exquisita pluma de Gabo, como en líneas sutiles en Del Amor y Otros Demonios, sacándonos de lo cotidiano, llenando de magia y sentimiento al corazón más duro:

“Cuando terminó, Cayetano tomó la mano de Sierva María y la puso sobre su corazón. Ella sintió dentro el fragor de su tormenta.

«Siempre estoy así», dijo él

Y sin darle tiempo al pánico se liberó de la materia turbia que le impedía vivir. Le confesó que no tenía un instante sin pensar en ella, que cuanto comía y bebía tenía el sabor de ella, que la vida era ella a toda hora y en todas partes, como sólo Dios tenía el derecho y el poder de serlo, y que el gozo supremo de su corazón sería morirse con ella. Siguió hablándole sin mirarla, con la misma fluidez y el calor con que recitaba, hasta que tuvo la impresión de que Sierva María se había dormido. Pero estaba despierta, fijos en él sus ojos de cierva azorada. Apenas se atrevió a preguntar:

«¿Y ahora? »

«Ahora nada», dijo él. «Me basta con que lo sepas».”

Sensaciones banales pero cotidianas, que todos hemos sentido pero a veces no sabemos cómo expresar. Y sí, alguien ya lo expresó, alguien ya habló del orgasmo más sublime, el dolor más fastidioso, el deseo más prohibido y sólo falta encontrar quién los lea y traiga nuevamente a la vida esa sensación.

¿Le doy un consejo? No lea por obligación, lea por gusto, por identificación. A veces lo mejor es dejarse llevar por el autor, permitir que este se adentre, implante sus ideas y sentimientos; sólo debe encontrar el escritor y el momento adecuado.

Tenemos la idea de que leer nos hace más inteligentes, gran falacia. Leer nos da una nueva perspectiva, una más enfocada al sentimiento que a la imagen. Ahí está el ‘quid’ de leer, entender cómo ve el mundo el autor, de qué forma concibe la realidad y cuál es la relación del personaje con el momento histórico y la época. Leer le regala una nueva forma de percibir el mundo.

Sí, ver una buena película puede transmitir mucho de un personaje, pero nunca como un libro, ya que este, al final, fusiona al personaje con el lector, haciendo que se viva dos veces. En ese mismo sentido he sido Asesino con Mario Mendoza, un infiel con Flaubert, un pedófilo con Nabokov, un mosquetero con Dumas, y muchas otras cosas más; todo sin salir de mi mente.

No piense en leer como un aprendizaje, aunque le advierto que se va  a llenar de conocimiento; piense en leer como una aventura, como un viaje. A veces creemos que falta el tiempo, pero usted sólo véalo como un escape de la realidad. Lea en el bus (Aunque le dañe los ojos);  en el almuerzo, antes de la universidad (o trabajo); antes de dormir o comer; lea cuando se sienta asfixiado, oprimido, aburrido, desesperado, cansado o alterado. Sólo lea.

No se equivoca quién dice que se nace nuevamente al finalizar un libro. Y usted, ¿con qué libro quiere nacer de nuevo?

 

Trackbacks/Pingbacks

  1. "ENCUENTRA LO QUE AMAS Y DEJA QUE TE MATE" - www.elpalique.com - […] Es uno de los mejores escritores que he leído, a pesar de que lo denominan alcohólico, él logra en…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Twitter @El Palique

Instagram El Palique