Menú

LA MUJER INDIGENA: UNA MUJER INVISIBLE

LA MUJER INDIGENA: UNA MUJER INVISIBLE

Por: Camila Fonseca / @Camifoz

El 5 de septiembre se conmemora el día de la mujer indígena. Esta celebración se instaura durante el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América  en 1983 que tuvo lugar en Bolivia. Un 5 de septiembre de 1782 Bartolina Sisa una mujer de la comunidad  Sullkawi del Ayllu fue asesinada y descuartizada por las fuerzas realistas españolas; por esta razón se decide la fecha para honrar a todas aquellas mujeres que dieron su vida defendiendo sus orígenes.

La organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) reunió a 24 mujeres indígenas, quienes llevan un proceso de formación reconocido como el “Derecho de las mujeres indígenas, abordajes de violencias y acceso a la justicia”. Este diplomado hace parte de la conmemoración y de los procesos de fortalecimiento de las mujeres indígenas.

“Por la pervivencia de nuestros pueblos, seguimos cultivando la Vida y la Paz nuestros territorios” ONIC

La mujer indígena es la raíz de la vida según muchos mitos y leyendas tradicionales, es ella quien cuida a los niños y quien sostiene el hogar desde su interior, tiene características para dejar de ser una mujer invisible.

  1. En realidad no es muy diferente a una mujer occidental, pero la mujer indígena, en ciertos momentos es más vulnerable, es propensa a ser atacada e ignorada y esto la lleva a ser una mujer temerosa que no habla de sí misma, tampoco de su cultura, y no estoy diciendo que todas las mujeres indígenas lo sean pero sí la mayoría.

  1. En varias ocasiones no se les valora, no son escuchadas ni se tienen en cuenta para muchas decisiones importantes ya sea dentro de sus comunidades o fuera de ellas. Pero la mujer invisible no deja de ser fuerte y valiente, se enfrenta al mundo y a sus miedos.  Ahora son líderes de organizaciones que luchan por los derechos de las mujeres.

Deberíamos admirar a las mujeres indígenas cada día y no sólo el 5 de septiembre, por su forma de vivir; son mujeres seguras de su cuerpo, conocen la naturaleza e intentan parecerse a la madre tierra; tienen un equilibrio interior con su exterior. La mujer indígena tiene una identidad y la defiende, tiene una posición frente a la vida y la argumenta. Poseen muchos conocimientos, desde su lenguaje hasta cómo curar una gripa con plantas medicinales. Es una mujer valiosa por su pasado y una mujer invaluable para él futuro.

Por estas razones y muchas más se debería siempre pensar en la mujer indígena como la madre tierra, la madre de nuestra cultura y nuestras tradiciones, nuestro origen y nuestras raíces. Vale la pena conmemorarlas, seguir sus pasos admirarlas y reconocerlas como mujeres fuertes y valientes.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Twitter @El Palique

Instagram El Palique