Menú

LA CARRERA SÉPTIMA, UN ESCENARIO ARTÍSTICO Y CULTURAL DE LA CIUDAD DE BOGOTÁ

LA CARRERA SÉPTIMA, UN ESCENARIO ARTÍSTICO Y CULTURAL DE LA CIUDAD DE BOGOTÁ

Tomada de: www.culturarecreacionydeporte.gov.co

Por: Claudia Tatiana Roncancio Mejia

 

Históricamente la carrera séptima es reconocida como unas de las vías más importantes que recorre la ciudad de Bogotá, pues está rodeada de monumentos y símbolos de poder que han tenido una connotación escenográfica importante como un lugar esencial para la representación de la capital. Escenarios de solemnes ceremonias, civiles y religiosas, expresiones de sus ciudadanos y especialmente testigos de los más importantes acontecimientos  que han transformado la realidad política, social y cultural, de la ciudad y del país.

La carrera séptima, está habilitada desde la Calle 26 hasta la Plaza de Bolívar. El 25 de febrero del 2012, se inauguró la carrea séptima como una vía peatonal prohibiendo el tránsito de vehículos y motorizados.

Sin embargo, y a pesar de las críticas que hubo por la peatonalización de la Carrera Séptima, los ciudadanos se apropiaron de este nuevo espacio, lo cual ha convertido este tramo en un importante corredor cultural, que permite el acceso a los eventos y actividades que denominan  el centro histórico de la ciudad como un escenario.

En este sentido, La Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte y otras entidades de la zona organizan eventos que invitan a quedarse en el centro un buen rato después del estudio y el trabajo, conociendo los artistas y sus prácticas culturales. Se calcula que por esta zona del centro y La Candelaria circulan más de 500.000 personas a diario.

No obstante, al pasar los años los jóvenes han ido olvidando y desconociendo este lugar como lo que actualmente está denominado, “un recorrido artístico y cultural”, con esto se ha perdido la responsabilidad social que tenemos con el espacio público y cultural del centro.

Una caja mágica, así podemos definir actualmente la carrera séptima, un centro multi-cultural, donde la economía se mueve a gran escala generando un espacio para las personas no vinculadas al empleo formal, donde visitantes extranjeros o nacionales pueden realizar un recorrido lleno de color, teatro y arte.

Los ciudadanos o turistas que recorren estas calles quedan asombrados por la cantidad de colores, aptitudes y destrezas que hay en este lugar. Sin lugar a dudas, un gran pasatiempo.

La realidad sobrepasa la imaginación. Las artesanías, malabares, danza, teatro callejero, música, instrumentos, folclor de diversas regiones del país, platos típicos y muchas cosas más; nos enseñan en este punto de la capital un lazo que une la cultura y el arte en su máxima expresión y que ata a turistas para generar un deseo de pronto regreso a esta ciudad, que a pesar de su caracterizado clima frío y el referente que tienen las personas en cuanto a hurtos y peligro, el calor humano en cada rincón, con ese toque especial que le dan los capitalinos al realizar cada actividad cultural envuelve y motiva a cualquier persona a recorrer estas estupendas calles.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Twitter @El Palique

Instagram El Palique