Menú

FIGUEROA, UN PESISTA QUE VALE LO QUE PESA EN ORO

FIGUEROA, UN PESISTA QUE VALE LO QUE PESA EN ORO

Por: Sergio Ospina/ @lenteospina

El pesista colombiano habló de su medalla conseguida en Río, sus planes a corto plazo y la falta de apoyo para los que practican la halterofilia en nuestro país. Oscar Figueroa, deportista que consiguió la presea dorada en la categoría de los 62 kilogramos en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, se autodefine como una persona exigente e insistente, cualidades que le han permitido llegar a ser el mejor del mundo en su categoría.

Luego de obtener la medalla, Figueroa comunicó que se dedicará en los próximos dos años a terminar su carrera de Administración de Empresas, para luego comenzar su maestría en Gestión Pública.

Antes de Río

Tenía dos hernias lumbares en tres vertebras desde hace tiempo, pero no le había prestado atención porque no le habían perjudicado su carrera.

Cuando las consecuencias comenzaron a aparecer, de repente se iba al suelo cuando estaba caminando porque se le dormían las piernas.

“Era muy doloroso, pero con la ayuda de los médicos estuve en constantes tratamientos. Pensé en tirar la toalla, pero no lo hice porque no quería dejar el equipo tirado porque venía de ocupar el tercer puesto en el campeonato mundial previo a Río, lo que me dejaba en un punto muy alto para poder conseguir la de oro”, manifestó.

Por ello decidió operarse lo más pronto posible, logrando que sus piernas volvieran a permitirle caminar tranquilamente “si en el campeonato del mundo, teniendo lashernias, había levantado 180 kilogramos y fui tercero en el mundo, podíamos sobresalir en territorio carioca”, celebró.

Cualidades

El carácter fuerte y pujante que le inculcó su padre, le ha permitido salir adelante a pesar de las adversidades que se le presenta “hoy le doy gracias por habernos formado así”, precisó. Además el valor de las cosas y trabajar para conseguirlas, es otra de las enseñanzas que hoy lo hace ser el mejor del mundo.

Mensaje

“Yo le pido a Coldeportes y demás entidades responsables para que empujen a las futuras generaciones de pesistas. Debe ser algo desde ya, porque los diplomas olímpicos se pueden convertir en medallas en Tokio. Esta es la nueva responsabilidad de los dirigentes, así que ahí les dejo esa tarea”, ordenó. Luego el medallista se reencontró con su hermano, Wilson Figueroa, sargento del Ejército.

_MG_2592

Fotografías: Sergio Ospina

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Twitter @El Palique

Instagram El Palique