Menú

EN EMOTIVIDAD ESTALLA EL COMIENZO DE LA SÉPTIMA TEMPORADA DE THE WALKING DEAD

EN EMOTIVIDAD ESTALLA EL COMIENZO DE LA SÉPTIMA TEMPORADA DE THE WALKING DEAD

Por: Cristian Murillo / @cristianm101

 

Pocos oídos y ojos estuvieron al margen de lo que fue el impactante episodio de la séptima temporada de The Walking Dead emitido el pasado 23 de octubre que podría decirse que empezó “con todos los juguetes”, casi que literalmente hablando. Es “Lucille”, una denominación un tanto inocente para un bate cubierto con alambre de púas, el “juguete” del que se arma el sanguinario personaje que promete ser el obstáculo más complicado y cruel que ha enfrentado Rick Grimes y su grupo durante la serie. Negan, el personaje interpretado por Jeffrey Dean Morgan e introducido en la popular serie a finales de la sexta temporada, nos dejó casi que sin aliento con su leve aparición cuando golpeó brutalmente a un miembro del grupo principal, cuyo rostro se reservó por más de 7 meses hasta que la serie retomó el pasado domingo. Sin lugar a dudas, muchas preguntas surgieron en torno a la víctima del sádico Negan y al trasegar de la serie sin uno de sus personajes principales.

El suspenso característico de sus cierres de temporada y una trama que va más allá del apocalipsis zombie ha hecho de esta serie una de las más exitosas en la historia, rompiendo records de audiencia y moviendo masas de una manera impresionante. Según fuentes el capítulo del pasado domingo fue visto por 17,2 millones de estadounidenses, sin mencionar el estreno en Latinoamérica al día siguiente que inundó redes como Twitter y Facebook de memes y de una expresión de asombro que fue recurrente en la mayoría de cibernautas, fans e incautos. No es para menos que capítulos como este hayan tenido tanto eco por todo lado y hayan puesto a The Walking Dead firmemente en valores comparativos con los giros de trama de series también muy exitosas como lo es Game of Thrones. Esa muerte inesperada, ese rumbo diferente, esa relación inadvertida son aquellos detalles que alimentan de suspenso y sorpresa una serie como estas y que con el capítulo pasado dejó esa sensación ambigua de tristeza por un personaje entrañable que muere, pero la sensación de satisfacción que solo da un giro dramático argumentado y cimentado en un tiempo de espera que remarca la ansiedad por los hechos dejados en el tintero.

Y aquí empiezan los spoilers. A menos de llegar a los 15 minutos del capítulo la superficie de Lucille atestó fuertemente sobre Abraham ofreciéndonos un momento si bien muy cruel pero tranquilizante, ya que según el cómic y los rumores que se cernían en torno a la víctima de Negan, el candidato directo de esos golpes iba a ser Glenn y… francamente a nadie le importaba demasiado Abraham; a pesar de que se había vuelto una ficha fuerte para el grupo. Es cuando después de esto continúa la música tensionante y se comprende que aún no ha terminado, que Negan se cobrará dos víctimas mínimo en este encuentro. Y llega el momento que aunque se contemplaba fue tan crudo como insospechado, el bate de Negan golpea fuertemente la cabeza de Glenn justo enfrente de su esposa Maggie y es cuando la emotividad aflora.

Glenn, es uno de los pocos personajes que ha durado desde la primera temporada y desde que lo vi pensé que se trataba de la versión asiática de la típica chica rubia de película de terror, que muere de manera ridícula e insignificativa en los primeros minutos del filme. Sin embargo, con este personaje pasó algo, que como fan, abono mucho de la serie y se trata de un desarrollo en el carácter de los personajes que vuelve a la temática zombie solo el marco contextual del desarrollo del conflicto central, que sin lugar a dudas, es más humano que otra cosa; las intrigas, las discusiones, las luchas territoriales, los conflictos internos, la trasgresión mental motivada por una catástrofe y el salvajismo inherente en el hombre son situaciones que han traslucido detrás de las balas y flechas que atraviesan cabezas de caminantes sin vida durante la serie. En este orden de ideas, el crecimiento de personajes como Glenn que simultáneamente a Rick y los demás miembros del grupo, lo veíamos nosotros como espectadores, lo hicieron pasar de  ser el repartidor de pizzas ingenuo y temeroso de sólo pensar tener cerca los restos de un “walker” a pasar a ser uno de los más habilidosos miembros del grupo tanto con las armas como con la búsqueda de provisiones y planes. Este personaje que poco a poco se volvió  más entrañable nos asustó con una presunta muerte a mano de los zombis la temporada pasada, cuyo bienestar resultó más aliviante para nosotros que precisamente para su esposa. Mas  como suele decir mi abuela, hay que sufrir más por los vivos que por los muertos, no puede ser esto más preciso para hablar de Maggie, quien embarazada tuvo que ver como a su esposo, con el que no hace mucho había dado por muerto, le reventaba su cabeza un secular bate con nombre de mujer, el pensar que gran parte de las muertes más crudas de la serie (Hershel, Beth y ahora Glenn) la han tenido a ella como doliente más directa hacen replantear lo que va a ser la construcción de su personaje a raíz de estos sucesos y el qué se podría esperar de Maggie en la siguiente temporada, ahora en su rol de mamá. Todo resuena porque el suspenso de este episodio fue tan álgido que hasta el día de hoy sigue siendo estruendoso. Sin olvidar tampoco esa escena casi como una analogía bíblica de Abraham e Isaac, en la que Rick es forzado a cortar el brazo de su hijo Carl, que en definitivamente nos tuvieron con los ojos fijos en la pantalla y con las expectativa a mil.

La séptima temporada empezó con paso firme y para AMC (su cadena original) garantiza una mina de oro que en tanto se sepa explotar puede prolongarse por mucho tiempo produciendo resultados interesantes, ya que la cantidad de personas que mueve The Walking Dead alrededor del mundo no es ínfima y no es para nada extraño esto si ponemos en consideración capítulos como el anterior u otros capítulos memorables como 6×09 No way out o 4×08 Too far gone, por mencionar algunos, la serie seguirá teniendo la acogida y seguiremos como fans soportando las largas esperas entre los entramados argumentales de la serie. Lo único que queda es seguir a la expectativa de lo que nos ofrecerá la historia, ahora sin dos miembros muy importantes para el grupo. Qué pasara con Rick jugando al cazador cazado con un hombre que lo ha llevado al límite y que ha logrado resaltar el miedo y la frustración del protagonista como nunca antes se había visto en la serie. Negan se volvió inmediatamente tan odiado que sólo es señal de que cumple muy bien su trabajo, es de ahora pensar qué rol asumirán los personajes ausentes (Carol, Morgan) que desconocen las consecuencias funestas del encuentro de estos bandos y si la serie seguirá sorprendiéndonos.

Foto tomada de: Ahoramismo.com

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Twitter @El Palique

Instagram El Palique