Menú

ECHEMOS PALIQUE ENTRE “FRIENDS”

ECHEMOS PALIQUE ENTRE “FRIENDS”

Foto tomada de: www.vanguardia.com.mx

Por: Cristian Murillo / @cristianm101

Traté de buscar un motivo, una razón que argumentara el por qué escribo sobre esta serie: ¿hablar sobre la actualidad de sus personajes? ¿Rumorear acerca de la supuesta película que, con tráiler a bordo, promete una reunión de aquellos personajes que tanto entrañamos? En mi búsqueda infructuosa, di con que no hay que encontrar mayor excusa para hablar de  una de las series más exitosas en la historia y en lo que a mí respecta, de mis preferidas; simplemente porque nunca se está demasiado ocupado para disfrutar  uno de sus capítulos, porque nunca se está demasiado viejo para cantar el coro de “I’ll be there for you” y porque siempre hay un chiste de Joey, un sarcasmo de Chandler, una canción de Phoebe o un nuevo divorcio de Ross; que nos hará recordar entre risas esta maravillosa serie, Friends.

Friends, con más de dos décadas desde que fue estrenado su primer episodio increíblemente, aún cuando hace un buen tiempo dejó de estar al aire, sigue atrayendo fanáticos y es más común cada día ver jóvenes, que como yo, no eran más que bebés cuando esta serie alcanzaba su más grande éxito y que hoy ríen a carcajadas con sus chistes, y sufren con las relaciones de este grupo de amigos, que entre altibajos nos mantienen pegados con cada episodio, sin embargo, ¿En qué radica que Friends mantenga esa atemporalidad?

Sin duda, uno de los puntos fuertes de la serie es el humor, ver cómo las situaciones cómicas recreadas en un entorno noventero, donde los celulares “panela” eran novedad, los jeans holgados estaban en furor y que aún así sus conversaciones, ocurrencias y situaciones fueran muy graciosas. La distancia temporal nunca llega a ser determinante, es algo que es único en Friends. Esto, que como espectador me causó extrañeza, sólo puedo verlo como el resultado de un excelente trabajo de sus creadores Kevin Bright, Marta Kauffman y David Crane conjuntamente con el increíble elenco; quienes escribieron y le dieron vida (respectivamente) a seis personajes, de los cuales ninguno fue el gran protagonista, de cuyas personalidades y relaciones de grupo nos cautivaron por su empatía en pantalla tanto a nivel cómico como a nivel sentimental, porque es ese otro punto fuerte de la serie, su trama no gira en torno a la comedia netamente sino que ofrece momentos realmente emotivos y singulares.

En ese orden de ideas, Friends nos puede hacer reír con un gato apestoso, un “Hey baby, how you doing” o un pavo de acción de gracias, así como nos puede emocionar con matrimonios, embarazos, frustraciones y escenas románticas en aeropuertos. Es esa magia entre los actores y una historia que sin mayor profundidad nos ofreció momentos únicos, los que, como espectadores, nos despertó el deseo de vivir esa familiaridad de los personajes con nuestros mejores amigos y de sentarnos con ellos en aquel sillón naranja del café Central Perk en Manhattan.

A más de diez años de terminada la serie y un spin off llamado Joey protagonizado por dicho personaje, mucho se ha especulado si los integrantes se reunirán de nuevo y si podremos ver a Monica, Rachel, Phoebe, Chandler, Joey y Ross juntos de nuevo, a lo que Marta Kauffman concluye diciendo “Friends era acerca de ese momento en tu vida cuando tus amigos son tu familia y, una vez que tienes una familia, ya no hacen falta” lo que nos confirma que podremos seguirlos viendo tal cual los conocimos en esas 10 temporadas, que aunque nos dejaron con ganas de ver más de los personajes, como también lo manifestó Mathew Perry (Chandler, en la serie), al mostrar sus ganas por continuar con el proyecto, argumentando que hacer reír a Estados Unidos y recibir dinero por eso no podía llamarse empleo; lo cierto es que la comicidad de la que muchos miembros del elenco no pueden escapar (como puede verse en algunos episodios) y la química palpable en ellos fueron suficientes para hallar gracia en una cantante-masajista desafinada, un actor desempleado o un… lo que sea que haga Chandler, y es en virtud a eso que digo: si no la ha visto aún, véala y dele la oportunidad, si la está viendo disfrútela con cada capítulo y si ya la vio no dude en volver a verla; porque si de “echar palique” se trata, qué mejor que hacerlo entre risas sobre esta serie.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Twitter @El Palique

Instagram El Palique

[instalink width="100%" height="350px" image_size="small" bg_color="#285989"]