Menú

BOGOTÁ, LA CIUDAD DE LA REALIDAD DEGRADADA

BOGOTÁ, LA CIUDAD DE LA REALIDAD DEGRADADA

Por: Alejandro Salazar /  @jandrosalazar

“Ser bogotano es pertenecer a las cloacas del infierno. Por eso aquí, ciudadano es sinónimo de roedor”: Escorpio City

Mario Mendoza, escritor capitalino, ha sido reconocido por obras como Satanás, Lady Masacre y Buda Blues, quienes han tenido el deleite de sumergirse entre sus letras han encontrado en sus relatos la rudeza de Bogotá.

El libro Scorpio City debe ser leído por todos los bogotanos y todos los que deseen conocer a la madre de Transmilenio, La Candelaria y la Plaza de Toros. Para quienes habitan Bogotá es natural encontrarse con personas de todos los lugares del país, que gracias a la guerra y a la falta de oportunidades han emigrado a la ‘nevera’ como la llaman algunos, en busca de un futuro mejor; también los extranjeros se han enamorado en su andar y han hallado cobijo en la ciudad donde se ven las estrellas a 2600 metros sobre el nivel del mar.

1

Mario Mendoza nos lleva de la mano a caminar por las calles del Centro de la capital, nos encontramos en San Victorino, pasamos por la mariposa, cruzamos la Décima, vemos el Eje Ambiental y caminamos por la Séptima, nos saluda uno que otro habitante de la calle e invadidos por la presencia del rebusque, vemos a los ciudadanos haciendo presentaciones, cantando, bailando y hasta invocando a lo esotérico para que les dejen una monedita. Todo esto a través de un libro.

La radiografía que se hace de la ciudad en Scorpio City es contraria a lo que se enseña en la televisión y el noticiero del medio día, donde la sensación de inseguridad es alentada con informes que alimentan el estereotipo de una urbe destruida por la delincuencia y las malas administraciones, dejando a un lado lo bueno y abriendo la puerta a los imaginarios sociales.

2

 

Se supone que el trato entre las personas de la capital es distante, como quien dice “cada quien por su lado”, y cómo no, si la sensación de inseguridad se sirve a la carta todos los días, es como si a la gente le encantara saber todo el tiempo el rating de los delitos que suceden en la ciudad, delitos que pasan en todas las ciudades y en todos los espacios; nada mágico se encuentra detrás de esto.

Si usted es de aquellos que ama las novelas policiacas, debe leer Scorpio City; si ama la astrología, debe hacerlo también; y si tiene sueños frustrados, o siente que la vida se le va haciendo lo que no le gusta, como le sucede a Leonardo Sinisterra, personaje protagónico de esta historia, también debería pasar un rato entre las letras de Mendoza. No perderá su tiempo.

La narración en esta obra está alimentada de descripciones que hacen que la lectura sea amena y rica porque al narrar un lugar que es conocido y cercano, en el caso de los bogotanos, la ubicación espacio tiempo crea identidad con el entorno que se muestra en la obra.  Además, que sirve de motor a la imaginación, cuando se nos habla de un lugar que nos es familiar como la Plaza de Bolívar, sólo queda esforzarse un poco para situarse mentalmente en él.

Mendoza es realista con su narración y no discrimina al momento de hablar de prostitutas, travestis, gays y religiosos; personajes que también hacen parte de la cotidianidad bogotana. Hay quienes quieren evadirlos como si se tratase de una peste, aunque estamos en un tiempo donde se les ha dado un lugar diferente al que se describe en el libro no faltan quienes viven en el pasado, junto con el procurador.

La vida de un inspector debe ser muy solitaria cuando los únicos amigos son las pistas de los casos y uno que otro colega que sirve de encubierto, tener la capacidad para descifrar lo que sucede en la sociedad y más aun lo que ocurre en la Bogotá nocturna, tratando de ser uno de los buenos que procura hacer lo mejor para mantener el orden social de una ciudad. La relación que se entabla con Leonardo, quien es personaje de Scorpio City, lleva al lector a evaluar lo que hacemos, dejar a un lado al amado por procurar hacer lo que de verdad nos gusta, cuando nuestra mente nos traiciona pensando en una que otra promesa juvenil.

Si necesita más argumentos para leer Scorpio City de Mario Mendoza, no le queda más que abrir el libro y leer, usted mismo sabrá lo que es imaginar entre letras. Usted tiene la última palabra.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Twitter @El Palique

Instagram El Palique